12 marzo 2012

CRETINISMO (DES)ILUSTRADO

Como la mayoría de ustedes, yo también voy con una Alerta Google pegada en mi correo.

Una alerta google. Suena a alarma social, a situación de emergencia.

En fin. Que día sí, día no, me aparece un link que me manda a una página donde hay una Grace Morales. Casi siempre es una persona que se llama así, pero de verdad, que vive en Sudamérica, y que se casa o está en un congreso de muebles de oficina.

Otras veces, la página habla de mí. Es una referencia a Mondo Brutto, o una reseña de la novela, etc.

El sábado por la mañana me aparece la alerta de mi nombre en un blog acerca de libros.

No es la primera vez que salgo en ese blog. Antes de que se publicara Otra Dimensión, la revista Quimera editó un extracto de la novela, así como el dibujo que Keko había hecho para la portada. Inmediatamente, este mismo blog hizo una reseña de la revista y opinó que mi texto era horrible, pero que la ilustración y  Mondo Brutto molaban.

Fue mi primera toma de contacto con el mundillo literario, con el que no tengo la más mínima relación, pero que por lo poco que conozco, es tan odioso como otros mundillos, pero un poco más si cabe, por endogámico, jerarquizado y clasista, además de todos los defectos consustanciales al resto de gremios.

Que a los tíos de Patrulla de Salvación (http://patrulladesalvacion.com/2012/03/09/jimina-sabadu-y-grace-morales-que-dios-nos-pille-confesadas/) no les guste mi novela me da igual. Lo que me molesta es otra serie de cosas, que paso a enumerar.

Los mendas hacen un blog, que por la apariencia, no se distingue mucho del de un grupo de colegas opinando jocosamente de sus películas favoritas y metiéndose con quienes no les caen bien, por una u otra razón. Es decir, lo que hace cualquier blog de aficionados.  La diferencia es que estos se arrogan argumentos de autoridad, que saben mucho de literatura.  Por ejemplo, según estos, nosotros hacemos Mondo Brutto, pero no hacemos literatura, porque eso es una cosa muy seria, que sólo lo puede hacer alguien con una formación y unos planteamientos, no sé, en castellano antiguo, quizá.

Los mendas escriben - nada bien, ya que nos ponemos- una entrada sobre Jimina Sabadú y sobre mí, e insisto, nos ponen horrible, porque las novelas les parecen malísimas. Hasta aquí bien. Casi mejor. Pero la crítica de estos esforzados paladines de la buena literatura* consiste en copiar y pegar dos fragmentos de las novelas,  y ya. Para a continuación desgranar, en el caso de Jimina, una ristra de insultos personales, que han sacado de otros blogs y comentarios de Google, porque Jimina tiene un perfil público en el que se hace fotos y en algunas de ellas sale en bikini, cosa que a estos críticos literarios, ahora transformados en rijosos pajeros, les parece fatal. Y lo que es peor, a Jimina le han dado un premio, que ya es para coger y lincharla. Porque la novela no les gusta, ha tenido buenas críticas y le han dado un premio. Y ella se hace fotos.

En cuanto a mí, se lamentan de no haber encontrado fotos ni declaraciones para hacer un retrato más completo sobre mi figura. Tampoco ha encontrado nada digno de mención, dice el tipo, en esa línea de otros muchos que se han dedicado a sojuzgar y mirar por encima de mi hombro todo lo que escribía, minusvalorando mis artículos y colaboraciones. Tachándolas de tonterías, de cosas escritas por un tío que firma con nombre de tía, o cuando menos por una tía que no tiene otra cosa que hacer fuera de las labores de su trabajo y las propias de su sexo. Grace Morales, menuda colgada. "Uy, a mí es que me da hasta miedo". Ahora, claro, lo de la novela ya es imperdonable.

Por último, los pseudocríticos se vuelven a quejar porque los editores, que suponen son lógicamente personas del sexo masculino, hayan perdido su tiempo y dinero editando una basura como la nuestra. No sé Jimina, pero en mí caso, estoy pensando en hacer una peregrinación de rodillas hasta Níjar, para pedir perdón a Joe D´Allessandro.

Hasta que la autoridad competente, la verdadera patrulla de salvación, venga a poner orden y nos prohíba a todos escribir en Internet, cada uno es libre de decir las insensateces que se le ocurra. Pero a algunos se os ve el cartón.

Y qué feo lo de los gin tonics. Qué feo todo.

*Muy español eso de "Buena Literatura: cualquier gañán siempre está con lo de "Un buen libro, una buena película, un buen espectáculo"...



Archivo del blog