27 febrero 2012

MUNDO NO SOUL


Es tremendamente significativo que la película más aclamada del año sea una comedia insustancial, baladí y olvidable en cinco minutos, cuyo único valor es el perrito. Una civilización cayendo por el precipicio y a los dueños del local sólo se les ocurre premiar una golosina para hacer pasar más rápido el mal trago.
Va, mañana cuento un chiste.

Archivo del blog