21 agosto 2006

EL VERDADERO INFIERNO

"Cuéntase que Macario, un día en que iba por la montaña, vio un cráneo de muerto yaciendo en tierra. Macario removió la cabeza y entonces ésta le respondió.
Macario dijo: - ¿Quién eres tú que me hablas? El cráneo respondió: - Soy griego, del tiempo de los gentiles. Se me ha permitido hablarte.
Macario dijo: - y yo, ¿quién soy?
El cráneo dijo: - Tú eres Macario, el pneumatóforo.
Macario preguntó: - ¿Estás en el reposo o en el sufrimiento?
El cráneo contestó: - Estoy en los tormentos.
Macario dijo: - ¿De qué suerte son tus tormentos?
El cráneo dijo: - Hay un río de fuego que hierve sobre nuestras cabezas, tan alto como el cielo, y otro río debajo de nosotros. Nosotros estamos en medio, sin que nuestros rostros puedan ver los otros rostros, pero nuestras espaldas están unidas las unas a las otras. En el momento en que se hace una plegaria por nosotros, recibimos un poco de reposo.
Macario preguntó al cráneo en qué consistía ese tipo de reposo.
- Durante un parpadeo, nos vemos el rostro los unos a los otros."

Archivo del blog