14 septiembre 2009

PRODUCTOS MONDO BRUTTO

Me están escribiendo muchos lectores preguntándome sobre las camisetas, los discos y otras cosas que dimos o vendimos con determinados números. Insisto en que cada entrada no está completa. Lo iré poniendo con calma, e incluiré otras fotos y material (recortes, posters, entradas...),  además de las portadas (¡y las contraportadas, que aún no están!). 
Voy a matizar: no voy a comentar los artículos, porque para eso tendría que escribir una especie de Diccionario y no tengo ni tiempo ni ganas. Tampoco espere el visitante trapos sucios, historias privadas de las personas, retratos psicológicos y cotilleos sangrantes, salvo aquellas cosas que afectaron directamente al fanzine y a lo que hemos hecho como personajes. Lo demás lo dejo para la improbable exclusiva, mis memorias, o el Gran Libro de Mondo Brutto. En realidad, sólo estoy rascando la superficie.


4 comentarios:

Matasiete dijo...

Hola, Grace Morales. Como ya no queda nada original que deciros, pues que muchas gracias por tantos años de lecturas felices.

Y desde la detentada autoridad que me otorga el poseer todos los números de MB, y sin conocer otra forma de ponerme en contacto contigo (vosotros), te agradecería que me proporcionaras una dirección de correo a la que pueda dirigirme para enviarte una cosita que a mí me hace mucha ilusión que leas, y confío en que valores.

Agracedido por anticipado

Grace Morales dijo...

puedes escribir a mondobrutto@mondobrutto.com

priest dijo...

Durante mucho tiempo pensé que era el único que tenía esa especie de dislexia que, como a Matasiete, a veces te hace escribir "agracedido" en lugar de "agradecido".
Me pasa también con los números así que me acostumbré a repasar casi al mismo tiempo que escribía de tal forma que escribir y corregir era todo uno.

Quizás debería hacerme un blogito para contar estas apasionantes historias... =P

Matasiete dijo...

¡Coño! Gracias, priest, por la corrección, pero nunca hubiera pensado que tras ese ocasional baile de letras se pudiera derivar tamaña reflexión filosófica.

AgraDeCido, pues.

Archivo del blog